sábado, 24 de marzo de 2012

Estampas de Honduras



Doris Zemurray Stone fue una de las pioneras en la investigación arqueológica y étnica en Honduras. Nació en Nueva Orleans. Su padre tenía vínculos de trabajo en Honduras, razón por la que Doris visitaba el país continuamente. De esta manera nace su interés por la cultura hondureña, que con el transcurso de los años se convierte en una pasión que dejó importantes legados científicos invaluables para la historia hondureña.

Entre estos valiosísimos aportes a la arqueología hondureña se encuentra el libro “Estampas de Honduras” que es el fruto de exhaustivos estudios etnográficos y etnohistóricos efectuados a lo largo y ancho del territorio hondureño y centroamericano. Estas investigaciones han venido a reconstruir la historia de nuestro país, fortaleciendo la identidad nacional e inyectando un sentido de pertenencia y amor a la patria en el lector.

Esta obra fusiona armoniosamente el análisis científico de los certeros datos arrojados en el transcurso de varias décadas de acuciosos estudios investigativos  juntos con el fascinante toque poético que denota el profundo vínculo emocional que poseía la doctora Stone por la cultura latinoamericana. Y ese amor por ésta patria queda plasmado en cada párrafo del libro al ensalzar las virtudes inmaculadas de la tierra nuestra, vista desde un ángulo prometedor y lleno de esperanzas.

La autora divide su obra en cuatro capítulos. Cada capítulo habla sobre cada una de las antiguas divisiones geográficas existentes en el país en la época de la colonia.  Relata de una forma integral los acontecimientos ocurridos durante la conquista, desde la llegada de los españoles a las Islas de la Bahía, continuando su trayectoria por las antiguas provincias de Taguzgalpa, Chorotega y Comayagua.

Cada capítulo narra el comportamiento de los conquistadores en su llegada a cada zona del país; sus desmesuradas ansias de poder y descontrolados afanes de riquezas. Sin embargo, brinda también una pintoresca y llamativa imagen sobre cómo eran los grupos indígenas que habitaban nuestro territorio en la época prehispánica y sus transformaciones con la llegada de los españoles.

A medida que el relato prosigue, va alimentando la imaginación del lector, transportándole a través del tiempo y el espacio, hasta aquellas épocas de la historia nuestra, provocando una sed interior por conocer más sobre los valores ancestrales que se encuentran ocultos de nuestros ojos, como si estuviéramos intoxicados por los patrones ajenos a nuestra realidad. Por la forma en que globaliza la información científica  junto con la poesía narrativa, se puede considerar ésta obra como un patrimonio nacional, pues produce en el lector un despertar cultural que seguro le hará emprender una búsqueda mayor de conocimientos etnohistóricos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada