jueves, 24 de abril de 2014

Santa Evita de Tomás Eloy Martínez


Santa Evita
                                                                  Tomás Eloy Martínez

          Santa Evita es una novela de 1995, escrita por el argentino Tomás Eloy Martínez. La obra es una mezcla de realidad y ficción; se centra en la primera dama argentina Eva Perón; y rastrea su cadáver embalsamado después de su muerte por cáncer a los treinta y tres años. El libro se convirtió en un éxito de ventas en Argentina y ha sido ampliamente traducido. En el mundo, se estima que ha vendido 10 millones de copias, que lo convierte en uno de los libros más vendidos de todos los tiempos.
La protagonista de la obra es María Eva Duarte de Perón. Ella nació en Los Toldos, Buenos Aires, el 7 de mayo de 1919 y murió en Buenos Aires el 26 de julio de 1952. También conocida como Eva Perón o Evita, fue una actriz y política argentina. Se casó con Juan Domingo Perón en 1945 y tras la asunción de este como Presidente de la Nación Argentina el año siguiente, Duarte se convirtió en primera dama.
El autor de la obra es Tomás Eloy Martínez. El escritor nació en Tucumán el 16 de julio de 1934 y murió el 31 de enero de 2010. Fue un cronista y crítico argentino. Era ya uno de los críticos cinematográficos más importantes de su país, pues había publicado el ensayo Estructuras del cine argentino en 1961, y fue jefe de redacción del semanario Primera Plana, cuando irrumpió en la narrativa con su primera obra de ficción, la novela Sagrado en 1969.
El argumento narra la historia de Eva Perón durante su agonizante enfermedad hasta después de su muerte. Se trata de la historia de su cadáver. “Pasaron los meses y la realidad, sin embargo, siguió ocupándose de ella. Para satisfacer la súplica de que no la olvidaran, Perón ordenó embalsamar el cuerpo.” p. 8. El cuerpo embalsamado de Evita tuvo un accidentado viaje por veintidós años como lo había hecho en su viaje de la vida real de treinta y tres años. Ella fue una figura política durante seis años, como la esposa de Perón, pero su cadáver había influido en la política argentina durante más de dos décadas y ha creado una historia extraña, convirtiéndose en parte de la mitología argentina. Evita murió en 1952, pero su cuerpo se mantuvo a la espera de tres años para la construcción de un monumento, que nunca fue construido. En 1955 los militares derrocaron a Perón y escondió el cuerpo por diez y nueve años. Fue traído de vuelta de un cementerio en Milán para un entierro apropiado en el cementerio Recoleta de Buenos Aires en 1974.
La dictadura militar trató de ocultar el cuerpo embalsamado para evitar que se convirtiera en un punto de encuentro contra el régimen. “En junio de 1952, siete semanas antes de que Evita muriera, Perón lo convocó a la residencia presidencial. –Ya se habrá enterado usted de que mi mujer no tiene salvación –le dijo–. Los legisladores quieren construirle en la Plaza de Mayo un monumento de ciento cincuenta metros.” p. 12. Esta responsabilidad es asignada a Col Moori Koenig del servicio de inteligencia militar. Se mueve de un escondite a otro en la ciudad de Buenos Aires. Pero él, sus colegas de proyecto, y sus familias, se reúnen después de atravesar varias vicisitudes. Sin embargo, Koening y sus colegas, quedan hipnotizados por el cuerpo y se obsesionan con él. Ellos se apegan emocionalmente al cadáver y llegan a un punto en el que no pueden vivir sin el cuerpo.
El embalsamador español, doctor Ara, quien es contratado para embalsamar el cuerpo de Evita, también se obsesiona con el cuerpo, aunque con otros intereses. El doctor Ara considera que el cadáver embalsamado es su obra maestra y es más posesivo con ella aún más que la familia de Evita. Para conservar el cuerpo en su poder, el doctor Ara hace varias copias de cera del cuerpo de Eva, con el propósito de engañar a los demás. Este fue el primer desafío que tuvo que atravesar Col Koenig para identificar el cadáver. “En el último se exponía el nombre verdadero del autor –Carlos Eugenio de Moori Koenig– y se revelaba la existencia de tres copias idénticas al cuerpo, enterradas con nombres falsos en Rotterdam, Bruselas y Roma.” p. 32
La dictadura militar prohibió cualquier referencia pública a Perón o Evita. De ahí en adelante se referían a ella, tanto en las conversaciones como por correspondencia, como la difunta, esa persona, esa mujer… Al mismo tiempo, los seguidores y los fanáticos de Evita, que se hacen llamar como el Comando de la Venganza, logran localizar los escondites, y ponen flores y velas junto al ataúd, a pesar del extraordinario control de seguridad.
Otra sorpresa sobrevino al amanecer siguiente. Sobre la calle, bajo los estribos del camión, ardían dos velas altas, torneadas. Las apagaba la brisa y la llama renacía sola tras una rápida chispa. El Coronel ordeno que las retiraran en seguida pero, ya entrada la noche, había otra vez flores esparcidas bajo el chasis, junto a un racimo de candelas que exhalaban luces apenas visibles, como deseos. Junto a la caja se arremolinaban unos toscos volantes mimeografiados, con una leyenda explícita: Comando de la Venganza. Y al pie: Devuelvan a Evita. Déjenla en paz.” p. 89.
Finalmente, el cuerpo es enviado fuera del país a un cementerio de Milán, mientras las copias del cuerpo son enviadas a otras ciudades europeas para engañar a los que tratan de seguirlo.

Esta obra ha recibido varias críticas. Se dice que en la novela, se da una especie de mezcla entre la historia, el chisme y la leyenda. Sin embargo, brinda una perspectiva aislada de la vida de Evita, por lo que la lectora o lector no alcanza la suficiente comprensión de la poderosa influencia que ha ejercido sobre Argentina.

La Vorágine de José Eustasio Rivera



La industria del caucho

 La Fiebre del caucho constituyó una parte importante de la historia económica y social de Colombia. Su auge tuvo lugar entre 1879 y 1912 experimentando, tiempo después, un renacimiento entre los años de 1942 y 1945. El descubrimiento de la vulcanización y de la cámara neumática en la década de los años 1850 dio lugar a una fiebre extractiva del caucho. Debido a la importancia que tuvo este acontecimiento industrial deviene el interés por parte de algunos escritores de plasmar tal temática en sus obras. En este caso La Vorágine de Eustasio Rivera, cómo lo dice un fragmento de su libro “El ansia de riquezas convalece al cuerpo ya desfallecido, y el olor, del caucho produce la locura de los millones.” p. 168.

José Eustasio Rivera nace el 19 de febrero de 1888 en la ciudad de Neiva. Después de que su madre le enseña las primeras letras, sus padres piensan en sus estudios secundarios. Ingresa al colegio de Santa Librada. Lejos de la familia se empieza a formar su personalidad literaria, aunque su rebeldía y poco acomodo a las reglas del colegio ya son notorios. La familia se establece en San Mateo. Por la Guerra de los Mil Días la familia de Rivera se traslada a Neiva. José Eustasio vuelve a entrar en el colegio Santa Librada. Al poco tiempo es excluido por su indisciplina. Es matriculado interno en el colegio San Luis Gonzaga en un pueblo a 140 kilómetros de Neiva, llamado Mesa de Elías, pero es expulsado de nuevo y vuelve al campo. Luego comienza a trabajar como portero escribiente de la gobernación del Huila. En 1903 gana una beca para estudiar en la Escuela Normal de Bogotá. A los tres años que pasa allí se involucra en actividades políticas y empieza a publicar poesía. 



En Ibagué donde es inspector escolar vive en contacto directo con la naturaleza y toma apuntes sobre la vida campestre que le servirán para su obra literaria. Se hace amigo de Custodio Morales. Éste le cuenta misterios de la selva y de la Casa Arana, una compañía multinacional explotadora del caucho. En 1916, antes de graduarse, hace un viaje al interior del país. Ahí descubre el mundo de los «llaneros» de Casanare y de los caucheros amazónicos. Su vocación literaria nunca se separa de su sensibilidad social, y él intenta expresarla por medio de la política. Le es ofrecido un puesto en la Cámara de Representantes y lo acepta. Sin embargo, su normal funcionamiento se ve entorpecido a causa de la influencia de los religiosos. Entonces viaja por segunda vez a los llanos orientales. Se moviliza a Orocué y allí conoce lugares y personajes que posteriormente serán los de su novela. El 22 de abril de 1922, estando en Sogamoso, Rivera comienza a escribir La vorágine. Terminando la primera parte de la novela es llamado a servir como secretario jurídico de la Comisión Demarcadora de los límites con Venezuela. Otra oportunidad para conocer más a fondo este aspecto de la geografía, determinante en su obra literaria. Recorre el Orinoco y descubre el archivo personal del coronel Tomás Fúnez, personaje real, cuya historia se cuenta en un pasaje de la novela. Se nutre de realidades e injusticias sociales que al regresar, en 1923, manifiesta a la prensa y al Congreso. Pero nadie expresa ni el menor interés por este asunto. Sin embargo, continúa sus investigaciones sobre la Casa Arana y sus atrocidades. Los resultados no se hacen esperar más. Exactamente dos años después de iniciada, el 22 de abril de 1924, concluye La vorágine. El 25 de noviembre del mismo año, el libro circula en las librerías de Bogotá.

La trama se desarrolla en un pueblo llamado Casanare, desértico y alejado de la ciudad. Lugar a donde huyen los enamorados Alicia y Arturo. “«¡los prenderán! No te queda más refugio que Casanare. ¿Quién podría imaginar que un hombre como tú busque el desierto?»” p.9.

La industria del caucho incluía también la siringa, “Por entonces se trabajaba el caucho negro tanto como el siringa, llamado goma borracha por los brasileños.” p. 184. “El gobernador Roberto Pulido, competidor comercial de sus gobernados, no había establecido impuestos estúpidos; sin embargo, fraguábase la conjura para suprimirlo. Su mala estrella aconsejó dictar un decreto en el cual disponía que los derechos de exportar caucho se pagaran en San Fernando, con oro o con plata, y no con pagarés girados contra el comercio de Ciudad Bolívar.” p. 277.
Entre los empresarios que habían invertido en la industria del caucho se encontraban varios gobernantes, quienes a su vez se dedicaban también al tráfico humano “Dejando el Orinoco, pasarían por el Casiquiare, y quién sabe qué dueño tengan ahora, porque allá dicen que abundan los compradores de hombres y mujeres. El Palomo y el Matacano eran socios de Barrera en este comercio.” p. 144. Entre los mismos empresarios llegaban a traicionarse por dinero y hasta por obreros:
––¿Y qué  dicen los empresarios contra Muñeiro? ¿Lo perseguirán?
-Acaso Muñeiro...
-Se fugó con peones y caucho, hace cinco meses. ¡Noventa quintales y trece hombres!
-¡Cómo! ¡Cómo! ¿Pero es posible?” p. 185.

El sector poblacional más vulnerable ante la explotación correspondía a los indígenas “-Díganos usted qué gente era ésa.-Unos secuaces del coronel, que venían de San Fernando a robar caucho y cazar indios. Todos murieron. Y es costumbre colgarlos para escarmiento de los demás.” p.165. También en este pasaje se observa la presencia indígena en las arduas faenas, y sobre todo como víctimas del abuso  de los empresarios y capataces “El personal de trabajadores está compuesto, en su mayor parte, de indígenas y enganchados, quienes, según las leyes de la región, no pueden cambiar de dueño antes de dos años.” p. 173.

En medio de la codicia por las riquezas producidas acontecieron varios genocidios, uno de ellos se relata en este pasaje “Todos aquellos ríos presenciaron la muerte de 10 gomeros que mató Funes el 8 de mayo de 1913. Fue el siringa terrible -el ídolo negro- quien provocó la feroz matanza. Sólo se trataba de una trifulca entre empresarios de caucherías. Hasta el gobernador negociaba en caucho.” p.276. La ambición llegaba a extremos en los que los mismos lugareños se convertían en atorrantes sádicos torturando a sus subalternos junto con sus familias “los capataces inventan diversas formas de expoliación: les roban el caucho a los siringueros, arrebátanles hijas y esposas, los mandan a trabajar a caños pobrísimos, donde no pueden sacar la goma exigida, y esto da motivo a insultos y a latigazos, cuando no a balas de wínchester. Y con decir que fulano se picureó o que murió de fiebres, se arregla el asunto.” p. 173.

En otro fragmento de la obra se relata el atroz trato que tenía un capataz, supuestamente argentino, con los obreros “Lo que más me dolió de cuanto contaba, fueron las inauditas humillaciones a que dio en someterlo un capataz a quien llamaban El Argentino, por decirse oriundo de aquel país. Este hombre odioso, intrigante y adulador les impuso a los siringueros el tormento del hambre, estableciendo la práctica insostenible de pagar con mañoco la leche de caucho, a razón de puñado por litro. Había llegado a las barracas del Guaracú con unos prófugos del río Ventuario, y, queriendo vendérselos al Cayeno, convirtióse en explotador de sus propios amigos, forzándolos con el fuete a trabajos agobiadores, para demostrar la pujanza física de los cuitados y exigir por ellos óptimo precio. Gerenciaba también el zarzo de las mujeres, premiando con sus cuerpos aventajados la abyección de ciertos peones, y a fuerza de mala índole ganóse el ánimo del Cayeno, hasta posponer al Váquiro mismo, que lo odiaba y reñía.”  p. 272, 273.

A lo largo de la obra Rivera plasma a manera de denuncia los hechos de los que él mismo fue testigo, según lo indica en el prólogo de la misma, la cual dirige hacia el S.S. Ministro, cuya identidad permanece incógnita por designios del autor, quizás para protección del mismo. Las escenas descritas son explícitas y revelan las atrocidades cometidas contra los indígenas de Río Negro y de las regiones fronterizas con Manaos. La Vorágine es el producto de una conciencia sensible ante la injusticia humana y un llamado a los escritores a sincronizarse con la sociedad y sus necesidades.

jueves, 13 de diciembre de 2012

La lectura en Honduras


 



Situación del libro y las lecturas en la Época Colonial y Post-Independentista en Honduras 
(1600 - 1876)

Desde el perídodo colonial Honduras fue una provincia con limitada producción cultural y educativa. Los libros y la actividad cultural antes de la Reforma de 1876 eran escasos y al alcance de muy pocas personas ligadas a las clases que tenían el poder. Los principales factores de este atraso eran la ausencia de imprenta y la intervención eclesiástica a través de la Inquisición.


A pesar de las limitantes, Miguel Ángel García menciona que en el siglo XVI el primer compatriota que escribió un libro fue don Francisco Carrasco de Saz; mientras que Héctor Leyva ha rescatado dos obras de otro de los primeros editores hondureños que publicó libros: Antonio de Paz y Salgado, quien redactó Las luces del cielo de la Iglesia y El mosqueador añadido, probablemente primer relato literario publicado por un hondureño.

Entre los literatos hondureños más destacados de esa época se encuentran Juan Cerón; Juan Ugarte (1662); José Lino Fábrega (1746 - 1797); y el más notable intelectual hondureño José Cecilio del Valle, quien poseía la biblioteca más grande de Centroamérica. Otras personas que poseyeron importantes bibliotecas fueron el padre José Simón de Celaya, Rafael Heliodoro Valle y Dionisio de Herrera.

A pesar de que existía un deseo inminente por el intelectualismo, en Honduras al final del período colonial, lo que dominaba era la circulación de libros y lecturas de corte religioso debido al poderío de la Iglesia Católica y al dominio colonial español.

Después de la Independencia de Centroamérica en 1821, la difusión de libros se amplió en la región, sobre todo porque desaparecieron los controles de la Inquisición. En 1828 finalmente llega la imprenta a Honduras por medio del General Morazán. Este hecho marca un incremento notable en la producción de impresos en Honduras en comparación con la del período colonial.

Hacia los años treinta del siglo XIX se publican los primeros libros en el país. Según Rafael Heliodoro Valle, el primer volumen publicado en Honduras fue escrito probablemente por el italiano Domindo Dárdano en 1836, cuyo título era Primeros rudimentos de aritmética, propuestos por el presbítero Domingo Dárdano, director y catedrático de Gramática en el Colegio de Comayagua para el adelantamiento de sus alumnos. El segundo libro publicado en el país, y en teoría el primero de un hondureño, fue Cartilla forense de Pedro Pablo Chévez en 1853.

Otro factor importante en la ampliación de la cultura libresca en el país fue la fundación de la Universidad, creada formalmente el 11 de agosto de 1847 durante el gobierno de Juan Lindo, a partir de la Academia Literaria del Genio Emprendedor y del Buen Gusto, que en 1845 habían creado en Tegucigalpa el padre Reyes junto con Januario Girón, Máximo Soto y Alejandro Flores.

Luego empezaron a florecer las primeras librerías en el país, hacia mediados del siglo XIX. La más antigua de ellas probablemente sea la de don Santos Valle, en 1836. Posteriormente, en 1850, un extranjero a quien la gente llamaba "Monsiur" estableció otra librería también en Comayagua. En 1860 la señora Manuela Vigil estableció un negocio de venta de libros en Tegucigalpa.

El auge del libro y las actividades culturales de este período propician la formación de la generación de intelectuales que fueron actores sociales importantes en el proceso de la Reforma Liberal de 1876.

Libros y lecturas desde la Reforma Liberal de 1876 hasta 1930

En este período se produjo en Honduras el mayor adelanto educativo del siglo XIX, el cual provocó transformaciones culturales que repercutieron notablemente en el desarrollo de la "cultura nacional" y en las representaciones y prácticas sobre los libros y las lecturas en el país.

Con respecto a la educación, uno de los mayores logros conquistados por la Reforma Liberal de Marco Aurelio Soto consistió en la abolición del tradicional sistema educativo escolástico, reemplazándolo por el sistema educativo positivista, centrado en la tecnología y en la ciencia.  Fueron reemplazados también los libros con tendencias religiosas por libros con carácter científico. 
Así la separación entre Iglesia y Estado quedó establecida y desde entonces el Estado asumió la responsabilidad de impartir conocimientos. Rápidamente se notaron los avances en el campo educativo.

Del progreso educativo se derivó un factor importante que impulsó las lecturas en el país: la formación de la clase letrada que logró materializar muchos de los ideales de la Reforma. En esta clase letrada se encontraban los reformadores al agrupar a los jóvenes intelectuales universitarios, quienes se nutrieron también de los conocimientos de extranjeros, destacados en diversas áreas del saber, y que arribaron al país para aportar sus conocimientos.

Los frutos de esta clase letrada se manifestaron claramentee con una vasta producción literaria y artística que fue promovida por los medios de comunicación colectiva, principalmente del periódico, medio que se consolidó con la apertura de la Tipografía Nacional. Esta tecnología permitió la difusión masiva de libros de todo tipo, tanto nacionales como internacionales.

Ya a finales del siglo XIX Rómulo Durón hace una compilación llamada Honduras literaria que contribuyó notablemente al desarrollo, conocimiento y cimentación de la literatura hondureña.

En este período se popularizaron las lecturas de periódicos y revistas, debido a su bajo valor monetario. La expansión del periódico contribuyó a formar la primera generación de periodistas del país. Por otra parte, las revistas fueron un medio de comunicación significativo para popularizar la lectura. También se fundaron importantes revistas en los diferentes gremios existentes en la época.

En las primeras décadas del siglo XX, el desarrollo de los medios impresos formó una comunidad de lectores entre las clases altas, aunque también se leía entre las clases medias y bajas gracias a la alfabetización.

El desarrollo y crecimiento de los medios impresos dio lugar a la creación de las bibliotecas en la ciudad, y sobre todo a la creación de la Biblioteca Nacional. En ella se registró la historia de nuestro país, forjando la identidad nacional en los ciudadanos lectores. También en ella se organizaban veladas literarias y culturales, pero sobre todo se convirtió en acervo principal de los intelectuales, quienes emprendieron estudios en el proyecto de construcción nacional.

Junto a las bibliotecas y librerías se crearon también instituciones y organizaciónes culturales, científicas y literarias, que albergaron tertulias, veladas, juegos florales literarios y otros espectáculos artísticos como la música y el teatro.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Santa María de Canaán del Río Pelo


Santa María de Canaán del Río Pelo

El mes en que se celebran las fiestas en honor a la patria concuerda con el del aniversario de Santa María de Canaán del Río Pelo, como me contaba mi abuelita (QDDG) que se llamaba la ciudad donde nacieron sus abuelos, padres, ella misma, mi madre y luego yo. Tal nombre devenía de la naturaleza del pueblo original, pues el Río Pelo era tan caudaloso que cubría una buena parte del pueblo, lo demás  estaba sumergido en la vegetación silvestre y esta rodeaba los escasos potreros de los primeros habitantes del pueblo. Las secuelas de este río se observan en las calles empedradas y llenas de polvo que predominan en un 90% en la actual ciudad, que ahora es conocida y reconocida simplemente como El Progreso.

La conmemoración en honor a la Virgen de las Mercedes se lleva a cabo el último fin de semana del mes, por lo general un sábado, y por lo general bajo la lluvia. Inicia en las tardes con las carrozas y con las bandas de guerra en torno a las cuales la gente se aglutina con fervor. En la noche, en el centro y en el bulevar se establecen ramplas y sus conjuntos bailables de punta, bachata, reggaetón, merengue y a veces rock. El recorrido usual es desde la Sirena, pasando por toda la calle del comercio hasta llegar al parque Ramón Rosa, doblar en la Municipalidad, seguir hasta el bulevar y culminar en el obelisco.  

Casi todos los fines de semana se realizan fiestas en algunos barrios de la ciudad; se encienden fuegos artificiales; abundan los espectáculos de ebrios regurgitando o peleando en las calles. Algunos de ellos, como los grandes caballeros en batalla, juegan sus armas hacia el aire, o hacia otras personas, con toda la algarabía que les produce el aniversario de la inmaculada Virgen de las Mercedes, Santísima patrona de tan bella ciudad que evoca constantemente a su propio nombre, haciéndole honor siempre.

Y cómo obviar los divertidísimos clubes nocturnos de la ciudad. Tan entretenidos y fácilmente comparables con cualquiera de las grandes ciudades del mundo. Toda la música del momento en un solo lugar, en un ambiente de lo más excitante. Cuando se acercan las elecciones sus salones de baile se encuentran repletos de fabulosos retratos de los candidatos políticos del momento sorteando cubetazos de cerveza a los asistentes del club. Hay un club por cada partido, aunque nos quedamos algo cortos de clubes, con tanto partido nuevo que ha surgido ahora.

¡Qué bonita mi ciudad! Y qué dulce es el sonido de las motocicletas compitiendo en el centro y atravesando los barrios con sus escapes proliferando una estela de humo negro con un aroma floral tan placentera.

Los vecinos en su gran generosidad sacan sus equipos de sonido, subiendo el volumen al máximo para deleitar a la comunidad con sus rancheras y otros géneros musicales notables.

Si se anda a pie por el centro y por una de esas rarísimas casualidades de la vida lo llegan a asaltar, guarde la calma, entregue todo lo que ande encima y disfrute de sus últimos momentos de vida, porque seguro lo matan, colabore o no. Si anda en carro, deje algo de dinero dentro del vehículo, porque si el ladrón no sabe encenderlo sin la llave, por lo menos no le van a quebrar todos los vidrios de la cólera. Si anda en moto… mejor compre el ataúd por adelantado.

Venga y disfrute del carnaval más entretenido de nuestra bella Honduras. Aquí le esperamos con los brazos abiertos.

miércoles, 4 de julio de 2012

Áreas dialectales del Español de América

Plano
Región
1.        El Español del Caribe
Fonético - fonologico









Morfosintáctico











Léxico-semántico
Alargamiento vocálico (República Dominicana). Seseo. Yeísmo
Aspiración, debilitamiento y pérdida de consonantes en posición final de sílaba: [lúh]
Nasalización de vocales en contacto con nasal final; también con pérdida de la nasal:
[sãKhwã] 'San Juan'; [pãn] ' pan'
Aspiración de j-g: [káha]
Pronunciación [l] de -r: [beldá] 'verdad' (Puerto Rico)
Debilitamiento y asimilación de -r: [komé] 'comer', [kobbáta] 'corbata' (Cuba, Puerto
Rico, costa caribeña de Panamá y Colombia)
Velarización de nasal final de sílaba: [paK] 'pan'

Uso expreso de pronombre personal sujeto: ¿tú te quedas o tú te vas?
Uso de ustedes con valor de segunda persona del plural
Posposición de posesivos: el hijo mío, la casa de nosotros
Uso de pretérito indefinido por pretérito perfecto
Diminutivo afectivo en adverbios, gerundios, etc: ahorita, corriendito
Diminutivo con -ic-: gatico, ahoritica (Cuba). Diminutivo la manito
Tuteo. Uso de pronombre delante del verbo en interrogativas: ¿qué tú quieres?
Adverbialización de adjetivos: canta bonito, habla lindo, pega duro
Uso frecuente de acá y allá; no más; recién (sin participio); cómo no
Derivaciones específicas en -oso y -ada: molestoso, cachetada,  papelada
Uso de luego de ‘después de’

Usos léxicos americanos: pararse 'ponerse de pie/vertical', friolento ‘friolero’, balacera
‘tiroteo’, soya ‘soja’, cachetes 'mejillas', cuadra 'manzana', egresar 'graduarse', concreto
'hormigón', plomero 'fontanero',  frijol 'alubia'. Marinerismos: botar ‘tirar’, virar ‘girar’,
guindar 'colgar'. Indigenismos de uso americano: ají 'guindilla', papaya 'fruta de países
cálidos' (arahuaco-taíno). Afronegrismos regionales: bemba 'labios gruesos', malambo
'clase de machete', chango 'especie de mono', chiringa 'cometa ligera', gongolí 'gusano'.


2.        El Español de México y Centroamérica

Fonético - fonologico













Morfosintáctico












Léxico-semántico
Debilitamiento y pérdida de vocales átonas:  [ánts] 'antes', [kaf'síto] 'cafecito' (altiplano
mexicano)
Seseo
Yeísmo
Conservación de consonantes oclusivas sonoras entre vocales: [dádos] (interior de
México)
Articulación plena y tensa de grupos consonánticos: [eksámen], [kápsula]
Debilitamiento y pérdida de oclusivas entre vocales: [táula] 'tabla',  [áwa] 'agua'
(Panamá)
Pronunciación predorsal de s (roce del dorso de la lengua en los alveolos)
Pronunciación en la misma sílaba de tl: [á-tlas]
Aspiración de j-g: [káha] (Norte y Sur de México, América central)
Cortes glóticos [?]: [no? kó:me] [tu? íxa] 'tu hija' (Yucatán)

Uso de ustedes con valor de segunda persona del plural. Tuteo (mayor parte de México)
Diminutivo afectivo en adverbios, gerundios, etc: ahorita, corriendito
Diminutivo con -it-: gatito.
Posposición de posesivos: el hijo mío, la casa de nosotros
Uso de pretérito indefinido por pretérito perfecto
Uso de hasta con valor de inicio: viene hasta hoy = no viene hasta hoy
Imperativo con pronombre le enclítico: ándele, sígale
Adverbialización de adjetivos: canta bonito, habla lindo, pega duro
Uso frecuente de acá y allá; no más; recién (sin participio); cómo no
Derivaciones específicas en -oso, -ista y -ada: molestoso, dificultoso ‘que pone
dificultades’, profesionista ‘profesional’, campista ‘campesino’, indiada
Uso de luego de ‘después de’

Usos léxicos americanos. Véase A.1. Marinerismos. Véase A.1.
Indigenismos regionales (náhuatl): cuate 'mellizo', elote 'maíz verde', pulque 'vino del
agave'
Plano
Región
3.        El Español de los Andes
Fonético - fonologico












Morfosintáctico











Léxico-semántico
Debilitamiento y pérdida de vocales átonas: [ánts] 'antes', [kaf'síto] 'cafecito' (regiones
andinas)
Seseo. Yeísmo, con grupos y zonas de distinción de ll y y (occidente)
Conservación de consonantes oclusivas sonoras (interior): [kábo], [káda]
Debilitamiento de consonantes en posición final de sílaba (costa)
Debilitamiento y pérdida de consonantes oclusivas sonoras entre vocales: [trá:xa]
'trabaja' (costa)
Pronunciación predorsal de s (roce del dorso de la lengua en los alveolos)
Aspiración de j-g: [káha] (costa)
Pronunciación en la misma sílaba de tl: [á-tlas]
Asibilación de /r/ múltiple y de tr: pronunciación aproximada [kárso, trsés] (zona de la
sierra).

Uso de ustedes con valor de segunda persona del plural
Uso de tratamiento de respeto su merced
Diminutivo afectivo en adverbios, gerundios: ahorita, corriendito. 
Diminutivo con -ic-: gatico (Colombia)
Posposición de posesivos: el hijo mío, la casa de nosotros
Uso de pretérito indefinido por pretérito perfecto
Adverbialización de adjetivos: canta bonito, habla lindo, pega duro
Uso frecuente de acá y allá; no más; recién (sin participio); cómo no
Derivaciones específicas en -oso y -ada: molestoso, pasoso ‘poroso, permeable;
sudoroso’, hincada ‘acción de hincar’
Uso de luego de ‘después de’

Usos léxicos americanos: véase A.1. Marinerismos. Véase A.1. Indigenismos de uso
americano: ají 'guindilla', papaya 'fruta de países cálidos' (arahuaco-taíno), poroto
'alubia', choclo 'mazorca', china 'india o mestiza' (quechua).

4.        El Español de la Plata y el Chaco
Fonético - fonologico







Morfosintáctico












Léxico-semántico
Seseo, Yeísmo, con fuerte rehilamiento. También con pronunciación sorda: [kaβáSo] 'caballo'(área de Buenos Aires y Montevideo). Zonas de distinción de ll y y (Paraguay)
Conservación de oclusivas sonoras entre vocales: [trabáxa] (Uruguay)
Debilitamiento y pérdida de oclusivas sonoras entre vocales (Paraguay)
Pronunciación predorsal de s (roce del dorso de la lengua en los alveolos)
Pronunciación en la misma sílaba de tl: [á-tlas]
Asibilación de /r/ múltiple y de tr (Chaco)

Uso de ustedes con valor de segunda persona del plural
Voseo 
Desinencias verbales: tomo, tomás, tomá, tomamos, toman
Uso de pretérito indefinido por pretérito perfecto
Posposición de posesivos: el hijo mío, la casa de nosotros
Diminutivo afectivo en adverbios, gerundios, etc: ahorita, corriendito
Diminutivo con -it-: gatito.
Adverbialización de adjetivos: canta bonito, habla lindo, pega duro
Uso frecuente de acá y allá; no más; recién (sin participio); cómo no
Derivaciones específicas en -oso y –ada: molestoso, cabezada ‘cabecera’, caballada,
atropellada ‘embestida’
Uso de luego de ‘después de’

Usos léxicos americanos y marinerismos.

5.        El Español de Chile
Fonético-fonológico





Morfosintáctico







Léxico-semántico
Seseo,Yeísmo. Pronunciación predorsal de s (roce del dorso de la lengua en los alveolos). Alargamiento de vocal ante palatal: [mú:tSo]
Pronunciación adelantada de [k] y [x]: [kjéso], [xjenerál] [muxjér]
Palatalización de g: [yéra] 'guerra', [siyénte] 'siguiente'. Asibilación de r múltiple, de r final y de tr. Pronunciación en la misma sílaba de tl: [á-tlas]

Uso de ustedes con valor de segunda persona del plural
Posposición de posesivos: el hijo mío, la casa de nosotros
Uso de pretérito indefinido por pretérito perfecto
Diminutivo con -it-: gatito.
Adverbialización de adjetivos: canta bonito, habla lindo, pega duro
Uso frecuente de acá y allá; no más; recién (sin participio); cómo no
Derivaciones específicas en -oso y -ada: pasoso ‘sudoroso’, mudada ‘muda de ropa’
Uso de luego de ‘después de’
Usos léxicos americanos.Marinerismos. Indigenismos de uso americano.