miércoles, 4 de julio de 2012

La Noche - Guy de Maupassant


El narrador inicia con un efusivo pronunciamiento del amor que siente por la vida nocturna; esta sección incluye la descripción de los elementos nocturnos y todas las emociones causadas por la noche sobre el narrador. En contraposición el narrador declara que el día produce todo lo contrario en él: aburrimiento, cansancio, desidia, pesadez, etc. Al caer las tinieblas sobra la ciudad de París el narrador se siente rejuvenecido y feliz, pues la oscuridad oculta el mundo sensible que tanto lo abruma durante el día. En la noche siente la libertad de ser y amar, de forma anónima.

Seguido de la expresión aclaratoria de su definida preferencia por la noche, el narrador relata lo sucedido en la noche anterior; sin saber certeramente cuando fue, pues ha llegado a un punto en el que todas las noches le parecen iguales, ya empieza a perder el gusto por esa vida nocturna que tanto lo deleitaba y que es, quizás lo único que lo hacía feliz.

Sale de su casa y deambula por las calles de París. Intenta visitar el teatro, pero desiste, pues las luces que se emplean en el lugar le parecen falsas, esto es quizás una alegoría sobre la falsa claridad que podría ofrecer el ser humano entre la oscuridad. Decide luego irse a los Campos Elíseos, su paraíso y refugio lleno de estrellas, y él solo debajo de ese firmamento real que asegura su individualismo. Se detiene en el Arco del Triunfo; hasta ese momento él también se siente triunfante de vivir una existencia sin restricciones ni dependencias de nadie.

Al abandonar los Campos Elíseos comienza un leve extrañamiento; algo le indica que esa noche sería diferente, que su vida no sería igual. Los sentimientos obsesivos con respecto de la hora se intensifican, es su vida la que se va acabando, su propio tiempo. Se encuentra solo, como antes, pero ahora es consciente de ello y lo mortifican los elementos nocturnos que antes lo apasionaban. Llama desesperadamente, pero no obtiene respuesta. Se enfrenta al vacío que hay dentro de él mismo, vacío que había eludido por siempre bajo ese estilo de vida solitario y que ahora le cobraba las cuentas. Termina por quitarse la vida, metiéndose en el río para no salir nunca más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario